versión discapacitados Barómetro: 2007 | 2005 | 2004 | 2003 | 2002
Barómetro de Consumo 2004Fundación Grupo Eroski
11. Conclusiones generales del Barómetro de Consumo 2004

Barómetro del consumidor 2004

Este Barómetro de Consumo, editado por Fundación Grupo Eroski y que en 2004 alcanza su cuarta edición, puede considerarse un estudio relativamente maduro, porque a lo largo de los últimos cuatro años ha hecho un seguimiento consistente del fenómeno del consumo, siempre, y esta es una de sus singularidades, desde el enfoque del consumidor.

Se pretendía que tanto las percepciones como los criterios, valoraciones e intereses de los consumidores españoles sobre los aspectos que más influyen en la vida cotidiana relacionada con el consumo de productos y servicios tuvieran un reflejo veraz a través de determinados parámetros que se han ido diseñando durante estos cuatro años con el objetivo de conocer las opiniones, actitudes y comportamientos del ciudadano en tanto que consumidor.

No corresponde, por tanto, al Barómetro de Consumo dilucidar en qué medida las opiniones de los consumidores coinciden o no con las de los profesionales o especialistas de los sectores a los que aquellas afectan, y menos aún cuáles son más veraces. Algunas veces diferirán, pero entendemos que es normal que así sea.

Otra limitación del Barómetro es la de todas las encuestas: ante cierto tipo de preguntas (citemos sólo tres: “¿colabora usted con la recogida selectiva de residuos?”, “¿tiene usted hábitos alimenticios saludables?”, “¿hace lo posible por mantener un estado físico lo más saludable posible?”), el ciudadano tiende a dar la respuesta que le deja en mejor situación ante el encuestador o ante sí mismo. De todos modos, lo que sí puede exigirse a este Barómetro es que, efectivamente, tanto sus datos como sus conclusiones reflejen fielmente el estado de opinión de los consumidores españoles, o al menos, a lo que responden ante las cuestiones planteadas.

No conocer o no comprender suficientemente lo que opinan los consumidores sobre las diversas realidades que componen la sociedad de consumo en la que vivimos conduce a que el analista se equivoque al estudiar el fenómeno del consumo.

El Barómetro de Consumo entra de lleno precisamente en este mundo del consumidor, evaluando su posición ante los diversos aspectos y obteniendo una serie de medidas que constituyen las coordenadas que definen la situación actual, tal como es percibida por el consumidor. Con esta perspectiva, las principales conclusiones que arroja el Barómetro de Consumo 2004 (teniendo en cuenta que prácticamente todas las expuestas en la edición de 2003 mantienen su vigencia) son las siguientes:

Barómetro del consumidor 2004

Con carácter general, los datos obtenidos en 2004 muestran una situación de clara estabilidad respecto al año anterior, lo que representa la consolidación y ratificación de los niveles de confianza en los alimentos, de satisfacción con la información sobre temas de consumo que recibe y del grado de compensación general con lo que paga por los servicios y productos que utiliza y consume.


Barómetro del consumidor 2004

En 2004 mejora la confianza en los alimentos que anteriormente generaban los menores grados de confianza, aquellos que (para el consumidor) responden a un proceso productivo más industrial o artificial. De todos modos, ello no obsta para los alimentos “más naturales”, que tradicionalmente obtenían los niveles más altos de confianza hayan mantenido (o reducido muy ligeramente) la gran confianza que despiertan. ¿Puede esto indicar que la comunicación de los fabricantes de los productos alimenticios más elaborados ha sido más eficaz que la de los “más naturales” estos últimos años? ¿O significa que el consumidor está cada vez más dispuesto a aceptar que los alimentos que considera “menos naturales”, y que tanto le interesan a juzgar por los niveles de consumo que alcanzan, también son merecedores de su confianza? O, por último: ¿podría ser esta tendencia el indicio de un mayor acercamiento emocional y de simpatía del consumidor por los alimentos nuevos, “más elaborados” y propios de un modelo productivo “menos natural”? Son preguntas que no sería sensato contestar con los datos de que dispone este Barómetro, pero cabe formularlas a modo de hipótesis sobre el sentido de las tendencias de consumo.


Barómetro del consumidor 2004

La mediocre satisfacción con la información sobre temas consumo no mejora: tiende a repetir los valores obtenidos en 2003, lo que es coherente con el comportamiento de los grandes parámetros de la confianza y remite nuevamente a la consolidación de los estados de opinión, valoración y satisfacción con el consumo. Pero en algunos productos y servicios se manifiestan variaciones que, aun no siendo de calado, adquieren sentido: baja la satisfacción con la información disponible sobre vivienda, sobre seguros y sobre servicios de telefonía; y mejora la satisfacción con la información proporcionada por supermercados e hipermercados.


Barómetro del consumidor 2004

También el grado de compensación que siente el consumidor por el dinero que paga por los productos y servicios que consume se mantiene similar (en la misma mediocridad) al del año anterior. Pero el consumidor sigue sin implicarse lo suficiente en la mejora de la satisfacción de sus expectativas, prueba de ello es que el muy poco arraigado hábito de formalizar reclamaciones no muestra síntomas de crecimiento.


Barómetro del consumidor 2004

El análisis del comportamiento global de los parámetros citados hasta el momento proporciona, sin embargo, una perspectiva evolutiva más amplia y presenta un saldo favorable, porque todos los grandes indicadores definidos muestran una evolución favorable. En otras palabras, la tendencia es de una leve mejora general.


Barómetro del consumidor 2004

Ahora bien: ¿cabe esperar que año tras año los parámetros de satisfacción con el consumo mejoren?; ¿Cómo pueden los diversos agentes que intervienen seguir impulsando las mejoras y conseguir que también mejore la percepción del consumidor sobre su incorporación cuando los parámetros de satisfacción de expectativas alcanzan, en algunos casos, niveles ya elevados? No podemos dar respuestas concluyentes, pero sí indicar que una de las claves para quien se plantee hacerlo es tomar como punto de partida el axioma de que la satisfacción del consumidor tiene tanto que ver con lo que el consumo le ofrece como con las expectativas con las que acude al mismo. Y parece evidente que la evolución, el desplazamiento, del consumidor se produce siempre hacia mayores niveles de exigencia.


Barómetro del consumidor 2004

Ahora bien: ¿cabe esperar que año tras año los parámetros de satisfacción con el consumo mejoren?; ¿Cómo pueden los diversos agentes que intervienen seguir impulsando las mejoras y conseguir que también mejore la percepción del consumidor sobre su incorporación cuando los parámetros de satisfacción de expectativas alcanzan, en algunos casos, niveles ya elevados? No podemos dar respuestas concluyentes, pero sí indicar que una de las claves para quien se plantee hacerlo es tomar como punto de partida el axioma de que la satisfacción del consumidor tiene tanto que ver con lo que el consumo le ofrece como con las expectativas con las que acude al mismo. Y parece evidente que la evolución, el desplazamiento, del consumidor se produce siempre hacia mayores niveles de exigencia.


Barómetro del consumidor 2004

Los hábitos ciudadanos relacionados con la recogida selectiva de residuos siguen sin ser mayoritarios, por mucho que la convicción del “deber social y solidario” sea intensa y muy compartida por la población.


Barómetro del consumidor 2004

En cuanto a la solidaridad expresada a través del Comercio Justo, el grado de conocimiento de esta iniciativa sigue siendo muy escaso en la sociedad española, al igual que el número de consumidores que han adquirido productos del Comercio Justo.


Barómetro del consumidor 2004

El cuidado del cuerpo, tan en boga estos últimos años, se ve impulsado por la preocupación por mantener un buen estado de salud y por el deseo de mejorar la imagen física. Ello se traduce en que el control de lo que se come y la realización de actividades físicas sean hábitos muy extendidos entre los ciudadanos.


Barómetro del consumidor 2004

Otras cuestiones que describen las rutinas de los ciudadanos de hoy son que casi en la mitad de los hogares alguien (preferentemente, padre e hijos) come fuera de casa. Y que durante el tiempo libre, las dos actividades preferidas son salir a pasear o hacer ejercicio y permanecer en casa leyendo u oyendo música. En cuanto al uso de tiempo de ocio más relacionado con el consumo y con establecimientos que ofrecen productos o servicios, la actividad más frecuente es ir de tiendas, seguida de salir a comer o cenar fuera el fin de semana.


Barómetro del consumidor 2004

La incorporación definitiva de nuestro país a las ventajas económicas y sociales que aportan las nuevas tecnologías pasa por mejorar dos ratios tan penosas como estas: sólo el 44% de la población tiene ordenador en su hogar; y de estos ordenadores, sólo algo más de la mitad están conectados a Internet.


Barómetro del consumidor 2004

La liberalización de mercados, como puede comprobarse en los muy diferentes resultados surgidos de la de los sectores energético y telefónico, interesa a los consumidores sólo cuando genera competencia real entre las empresas, cuando éstas pueden (y se esfuerzan por) ofrecer productos o servicios en distintas condiciones de calidad o precio. Si la oferta es similar, especialmente si el precio no se abarata, el consumidor no cambia de proveedor, al carecer de motivación para hacerlo.


Barómetro del consumidor 2004

El alto nivel de contratación de seguros de hogar y el principal motivo argumentado para contratar este servicio (la propia utilidad del seguro, y no la imposición de las entidades financieras que conceden el crédito hipotecario) parecen apuntar a que nuestro país comienza a actuar como una sociedad relativamente próspera, que se cubre ante posibles contingencias y destina una parte de su renta a asegurarse ante sus negativas repercusiones.


1. Presentación
11. Conclusiones generales del Barómetro de Consumo 2004
2. El gasto de los españoles por grupos de consumo
3. Confianza ante el consumo de alimentos
4. El grado de satisfacción con la información sobre temas de consumo
5. Los intereses económicos del consumidor
6. La defensa de los intereses de los consumidores
7. Sensibilidad y concienciación ante el problema medioambiental y la solidaridad
8. Salud y ocio: estilos de vida
9. Internet
10. Otras dos cuestiones: la liberalización del mercado telefónico y energético, y los seguros de hogar
12. Ficha técnica del Barómetro de Consumo
13. Autores



Barómetro del Consumidor 2004. Fundación Grupo Eroski